Migrants Rights International

Thursday, December 21, 2006

Una Declaración Para el Día Internacional del Migrante 18 de diciembre de 2006

Una Declaración Para el Día Internacional del Migrante

18 de diciembre de 2006

Hoy, 18 de diciembre del 2006, en conmemoración del Día Internacional del Migrante, la Internacional de Derechos Migrantes (MRI, Migrant Rights Internacional) hace un llamado a la comunidad internacional y a las Naciones Unidas para que apoyen los derechos humanos de todos los migrantes alrededor del mundo. Recordamos la situación difícil de los migrantes, cuando estos sufren la separación de sus familias, desafían las pruebas duras de la migración, se les obligada a trabajar en condiciones precarias, y sufren el racismo y la discriminación en muchas de nuestras sociedades. También recordamos la contribución enorme que las y los migrantes hacen a todos los países de nuestra mundo, con trabajo arduo, habilidades y creatividad—y el papel de los migrantes al crear puentes entre culturas y naciones y contribuir social, cultural y económicamente a las sociedades en ambos países de origen y de recepción.

Hubo un número de acontecimientos claves en 2006 que ilustran el creciente reconocimiento de los Estados y otros miembros de la sociedad del valor de la migración internacional. A la misma vez estamos altamente preocupados por el deterioro continuo de los derechos de las y los migrantes mundialmente.

En septiembre de este año, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas convocó a su Diálogo de Alto Nivel sobre Migración y Desarrollo. Las distintas contribuciones de los migrantes fueron recalcadas a través del Dialogo de Alto Nivel, incluyendo la cantidad de dinero que los migrants envían a sus países de origen, como los migrantes llenan la falta de mano de obra de ciertos países, la manera en la cual los migrantes inspiran nuevas formas de pensar los asuntos sociales y políticos, y como los migrantes forman un vinculo humano dinámico entre culturas, economías y sociedades.[1]

Aplaudimos el reconocimiento por parte de muchos Estados Miembros en el Diálogo de Alto Nivel sobre la importancia de proteger los derechos humanos de las y los migrantes en el desarrollo de la política migratoria. Como les recordó a los delegados Ali Hassani, Presidente del Concilio Económico y Social de la ONU en el Dialogó de Alto Nivel, “La migración solo puede tener beneficios si los derechos de los migrantes son respetados.”

Sin embargo, muchos de los Estados Miembros no ofrecieron compromiso alguno con la protección de los derechos humanos de las y los migrantes que necesitan para desarrollar legítimamente como política y práctica internacionales. Estamos particularmente preocupados que no hubo casi ninguna mención de las obligaciones de los estados de tratar con las causas principales de la migración, tales como la falta de acceso a los derechos humanos en sus países, el impacto de las políticas de comercio internacional, y los conflictos armados.

Además, estamos desilusionados con la significante exclusión de las voces de las y los migrantes mismos en el Diálogo de Alto Nivel. Hacemos eco de las palabras de Jorge Bustamante, el Rappoteur Especial de los Derechos Humanos de los Migrantes, cuando este, dirigiéndose a los grupos de migrantes reunidos en la asamblea paralela en el Dialogo Comunitario sobre Migración y Desarrollo organizado por la Internacional de Derechos Migrantes, cuando exclamó, “Hemos sido excluidos de las discusiones de alto nivel sobre la política migratoria!” Además, continuamos expresando nuestra grave preocupación que la propuesta del Secretario General de formar un Foro Global sobre Migración y Desarrollo donde sólo se pueda incluir la participación de la sociedad civil cuando los Estados Miembros crean que esta “deseable y apropiada.”

Continuamos recordándoles a todos los Miembros Estados de las Naciones Unidas de la necesidad de la ratificación universal de la Convención Sobre los Derechos de los Trabajadores Migrantes y sus Familias de 1990, como un medio para reconocer y proteger los derechos de los migrantes alrededor del mundo. Para esos estados que son Partes Contratantes de la Convención, les hacemos un llamado a su obligación de implementar la Convención plena y efectivamente al mismo tiempo que comprometemos la participación de la sociedad civil y los grupos de migrantes en vigilar su implementación.

Continuamos hacienda un llamado para que se de atención a la difícil condición de las mujeres migrantes, especialmente las trabajadoras domesticas, así como también a otros trabajadores indocumentados. Dado sus estados de mujeres y de migrantes, las trabajadoras domesticas están entre los grupos de trabajadores mas vulnerables en nuestras sociedades, discriminadas con frecuencia y expuestas a los abusos y explotación, como la falta de leyes laborales de trabajo domestico, practicas desenfrenadas de agentes de reclutamiento sin escrúpulos, la confiscación de sus pasaportes, reglas de residencia estrictamente atadas a los patrones, condiciones de casi esclavitud en la vivienda y el trabajo, abuso físico y verbal, y violencia sexual, entre otros. Los trabajadores indocumentados enfrenten estas condiciones arrolladoras, cuyos condición migratoria los expone particularmente a la explotación y el abuso.[2] Dándole poder a las trabajadoras domesticas migrantes, reconociendo su trabajo y asegurándoles la protección laboral son llamadas urgentes. Otorgando permiso para que las trabajadoras domesticas se puedan afiliar a asociaciones y sindicatos contribuirá hacia proveerlas con una mejor protección bajo la ley y la representación de ellas mismas como contribuidoras importantes a la sociedad.

Condenamos el deterioro de los derechos humanos este año pasado. El incremento de políticas fronterizas, conjuntamente con la impunidad sin escrúpulos de abusos, han resultando en el aumento de muertes de migrantes y de la susceptibilidad al trafico humano en muchas regiones fronterizas alrededor del mundo. En muchos casos, las condiciones en deterioro de los derechos humanos en estas fronteras también emergieron debido a las desaprobaciones de las peticiones de asilo político en los puertos de entrada a los que buscan refugio, incluyendo a un número creciente de migrantes indocumentados y las deportaciones masivas a regiones empobrecidas, peligrosas y volátiles.

Denunciamos y expresamos nuestra gran alarma entorno al crecimiento de grupos milicianos en varios países, que han asumido el papel de policías de leyes migratorias sea con o sin la sanción de los Estados. Se ha documentado ampliamente que estos grupos, motivados por la xenofobia, hacen caso omiso de los derechos básicos de los migrantes en forma rutinaria, al punto de causarles la muerte, directa o indirectamente. Hacemos un llamado a todos estos grupos milicianos similares victimizando a los migrantes, que cesan y desistan de inmediato, y a los Estados, que avalen los derechos humanos de los migrantes prohibiendo la existencia de estos grupos milicianos.

Finalmente, condenamos resolutamente el racismo y la discriminación practicada por gobiernos locales en torno a al acceso a los derechos económicos, sociales, y culturales, al basar estos según el origen nacional y/o la condición migratoria. Tales derechos son derechos humanos reconocidos universalmente, los cuales deben de ser protegidos categóricamente en lugar de ser erradicados por leyes e iniciativas restrictivas e ilegitimas que están siendo aprobadas por muchos estados tal como los EEUU, Francia y Suiza.

Con todos estos aciertos, continuamos llamando por una vigilancia sostenida en el tratamiento de los derechos humanos de todos los migrantes, especialmente de los migrantes indocumentados, conforme celebramos el Día Internacional del Migrante. Le recordamos a los Estados que no olviden la cara human de la migración y que aseguran que los migrantes sean capaces de disfrutar de sus libertades y derechos humanos básicos, en base a los principios de la inclusión, la no-discriminación, y la participación, mientras que se desarrollan políticas y prácticas migratorias centradas en los derechos.

La Internacional de Derechos Migrantes (MRI, Migrant Rights Internacional) es un organización no-gubernamental y una federación de organizaciones migrantes y no-gubernamentales promoviendo los derechos humanos de las y los migrantes. Su metas son: promover el reconocimiento y respeto para los derechos humanos de todas las y los migrantes, abogar por la ratificación de la Convención para la Protección de los Derechos de Todos Los Trabajadores Migratorios y los Miembros de Sus Familias; facilitar los esfuerzos de las asociaciones de migrantes y otras organizaciones no-gubernamentales abogando por los derechos de las y los migrantes; y vigilar las tendencias y acontecimientos en la situación de los derechos y el bienestar de las y los migrantes. La MRI es una asociación no-gubernamental en estatus consultivo especial con el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas.

Internacional de Derechos Migrantes

Migrants Rights International

migrantsrightsinternational@gmail.com

migrantsrightsinternational.blogspot.com

+01-510-465-1984 [ext. 306]



[1] 1. Fuente: Discurso del Secretario General de las Naciones Unidas al Diálogo de Alto Nivel de la Asamblea General sobre Migración y Desarrollo.

[2] Fuente: Informe de la Comisión Global sobre la Migración Internacional, Octubre 2005, el capítulo sobre la migración irregular.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home